Comparte

  1. ¿Quién es Roberto Guzmán?

Roberto Guzmán originario de Colima, México, es un apasionado desde pequeño por disfrutar la vida en el agua. Comenzando desde la infancia en piscina y ríos, para después pasar al mar, lagos, lagunas y finalmente a los cenotes de la Península de Yucatán.

Basado ahora en Playa del Carmen, Quintana Roo, instructor y atleta mexicano del maravilloso deporte de la apnea, también conocido como freediving, buceo libre o buceo a pulmón.

  1. ¿Qué te motivó a incursionar en este deporte?

¿Quién no jugó de niño a ver quién aguantaba más la respiración con sus amigos? ¿Quién no jugó a ver quién llegaba más lejos por debajo del agua en la piscina? (Jamás sostener la respiración dentro del agua sin un compañero y la supervisión adecuada, de esto hablaremos más adelante).

Resulta que estas actividades oficialmente son un deporte y yo sin saberlo ya las entrenaba. Finalmente hace tres años me surgió la oportunidad de asistir a un curso de certificación en apnea y no dudé ni un segundo en tomarlo. Después de esto ya no hubo vuelta atrás, había encontrado mi verdadera pasión y sabía lo que quería seguir haciendo de por vida.

Foto por Greg Lazev
  1. Explícanos brevemente en qué consiste la Apnea y los distintos tipos de inmersiones.

La palabra “apnea” significa suspender la respiración, por lo tanto, todas las modalidades dentro de este deporte se realizan mientras no respiramos. Existen 8 disciplinas diferentes, 4 de ellas en piscina y 4 en profundidad:

Piscina:

–          Apnea estática: Consiste en sumergir las vías aéreas dentro del agua y aguantar la respiración, por supuesto gana el que dure más tiempo.

–          Apnea dinámica con bialetas: Consiste en nadar horizontalmente por debajo del agua con la ayuda de bialetas. El ganador es quien recorra mayor distancia.

–          Apnea dinámica con monoaleta: Exactamente igual a la disciplina anterior, pero en esta ocasión con una monoaleta (tipo aleta de delfín). Se logran distancias más largas gracias al mayor impulso que obtienes con menos esfuerzo.

–          Apnea dinámica sin aletas: Mismo concepto que las dos anteriores, pero ahora no se permite el uso de ningún tipo de aleta. Hay que nadar por debajo del agua solo usando brazos y piernas.

Profundidad:

–          Inmersión libre: Se coloca una línea tensa verticalmente a la profundidad deseada. Jalamos de esta cuerda hasta el objetivo y de regreso nos seguimos auxiliando de la cuerda. No se permite utilizar aletas en esta disciplina. Gana el que llegue más profundo.

–          Peso constante con bialetas: Nadamos a lo largo de la línea hacia la profundidad deseada con la ayuda de bialetas. En esta disciplina no está permitido jalar de la línea, solo se puede patalear.

–          Peso constante con monoaleta: La única diferencia con la disciplina anterior es el uso de la monoaleta en lugar de bialetas.

–          Peso constante sin aletas: No se permite el uso de ningún tipo de aleta, hay que nadar hacia abajo y hacia arriba. Tampoco está permitido jalarse de la línea en ningún momento.

Foto por Surya Lecona
  1. Cuando haces una inmersión, ¿Cuáles son los pasos? ¿Qué es lo más importante a considerar en cada uno?

La preparación para una inmersión importante comienza con meses de anticipación por supuesto. Dieta, ejercicios aeróbicos, anaeróbicos, yoga, mentalidad, adaptación a la profundidad, ecualización, entre muchos otros.

Los pasos críticos el día de la inmersión comienzan desde temprano con la “visualización”. Su objetivo es imaginar el buceo perfecto, como lo estuviste entrenando durante todo este tiempo. Al momento de bajar, ya habrás entrado en modo apnea y lo ejecutas exactamente como lo imaginaste previamente y de esta manera evitas pensamientos y movimientos extra durante tu inmersión, los cuales consumen más oxígeno.

Mientras realizas tu visualización, también hay que relajarse lo más que se pueda con la respiración adecuada. Mayor relajación significa menos consumo de oxígeno en las profundidades.

  1. ¿En qué piensas mientras te estás sumergiendo?

Lo ideal sería no pensar en absolutamente nada, vencer tus miedos sabiendo que estarás a decenas de metros de profundidad. Hay relajar la mente, olvidarte de todo y casi dormirte mientras caes a las profundidades. Por supuesto esto no siempre se logra, hay días buenos y malos como en todo. Cuando me llegan pensamientos negativos, evalúo mis verdaderas sensaciones durante un par de segundos y termino convenciéndome que sí puedo llegar al fondo y volver a la superficie sin ningún problema. Si no siento esta seguridad, simplemente doy la vuelta y regreso, siempre habrá una nueva oportunidad al día siguiente.

Foto por Alex St-Jean
  1. ¿Cuáles son los riesgos en una inmersión? ¿Cómo mitigar estos riesgos?

Me gustaría empezar diciendo que NUNCA PRACTIQUES APNEA SOLO, siempre acompañado de alguien capacitado para poder rescatarte.

El riesgo más importante que los apneístas encontramos es el “blackout” o síncope. Esto se presenta cuando nuestros niveles de oxígeno caen mucho, por lo tanto perdemos la consciencia y el cuerpo se “apaga” para ahorrar la última cantidad de oxígeno con la que contamos. Por supuesto esto no debería suceder ya que siempre debemos hacer apnea dentro de nuestros límites e ir progresando poco a poco.

Entonces la manera de mitigarlo es una fórmula sencilla:

–          Toma tu certificación oficial de apnea.

–          Bucea siempre dentro de tus límites.

–          Siempre acompañado de alguien certificado para auxiliarte.

Foto por Jonathan Sunnex
  1. ¿Alguna vez has requerido asistencia?

Sí, en un par de ocasiones lamentablemente he tenido “blackout” al llegar a la superficie, en ambas por supuesto acompañado como debe ser. Tras 5 segundos en la superficie con la ayuda adecuada de mi compañero de seguridad, el cuerpo entiende que ya puede inhalar otra vez y resume la respiración. Y aquí seguimos disfrutando del deporte. Practicado de la manera correcta este es uno de los deportes más seguros que puede existir.

  1. ¿Qué objetivos tienes en mente? En el deporte y a título personal.

Afortunadamente vamos con paso firme hasta el momento. Terminé el 2019 en el quinto lugar a nivel mundial en la suma de puntos de todas las disciplinas dentro de la Asociación Internacional para el Desarrollo de la Apnea (AIDA). Ahora ya tengo un récord nacional, que también es la mejor marca de toda Latinoamérica en la disciplina Peso Constante sin Aletas con 71 metros de profundidad. No me gusta entrar mucho en detalle porque uno nunca sabe cómo se darán al final las cosas, lo que sí sé es que seguiremos entrenando y trabajando arduamente porque hay algunos otros récords en mente.

El objetivo principal que sucedería este año, pero se pospuso debido a la situación mundial actual, es representar orgullosamente a México en la Serie Mundial de Apnea a la cual fuimos invitados gracias a las marcas logradas durante el 2019.

Todo esto con la meta de que la apnea sea reconocida cada vez más en México y el mundo para que el deporte pueda recibir más apoyo de diferentes entidades. Ya que tanto esta actividad como muchas otras realizadas al aire libre o en el agua generan importante conciencia ambiental, la cual espero poco a poco vaya alcanzando a más y más personas.

Foto por Alex St-Jean (2)
  1. Si quisiera incursionar en el deporte, ¿qué me recomendarías?

Toma tu curso de certificación. Existen muchas opciones de escuelas con diferentes agencias en México y en cualquier parte del mundo. Es una inversión que vale la pena ya que sabrás cómo disfrutar al máximo y de manera segura el maravilloso mundo subacuático.

Apasionado desde pequeño por disfrutar la vida en el agua. Comenzando desde la infancia en piscina y ríos, para después pasar al mar, lagos, lagunas y finalmente a los cenotes de la Península de Yucatán. Instructor y atleta mexicano del maravilloso deporte de la apnea, también conocido como freediving, buceo libre o buceo a pulmón.


Comparte
Share:

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *