Comparte

Por Fernando Ortega

Empezando a pedalear a 2,800 msnm, el Desierto de los Leones una reserva natural ideal para practicar MTB, con pistas de todos los niveles el sitio ideal para aprender y mejorar la técnica para sacar lo mejor de ti en la bici.

El Parque Nacional Desierto de los Leones es un bosque al sur de la Ciudad de México. ¡Es correcto!, no es desierto y tampoco hay leones. El parque de 1,500 hectáreas es conocido por estar ubicado en el un exconvento del siglo XVII perteneciente a los Carmelitas Descalzos, ahora el Parque Nacional Desierto de los Leones es conocido por albergar una gran cantidad de eventos deportivos y culturales, sin mencionar que es el lugar preferido por los defeños para trotar el fin de semana y rodar pistas de primer nivel, que se han desarrollado y son mantenidas por distintos grupos entusiastas.

 

La vida es mejor atrás de las barras

Llegar al desierto es muy simple, por la carretera de cuota a Toluca (pasando Santa Fe) hay que tomar la salida en la caseta de la Venta ($43 aceptan TAG) y cruzar la carretera por el puente, ahí llegaran al poblado de “La Venta” siguiendo el camino hacia el Desierto llegaran a “la Pluma” lugar donde se encuentra la caseta del Guarda Bosques y las famosas quesadillas (donde seguramente llegaras a desayunar después de una buena rodada), ahí encontraran a los encargados del estacionamiento quienes por $20 te ayudan a estacionarte y se encargan de cuidar todos los vehículos.

Hay una infinidad de pistas para soltar el freno y dejar que la bici agarre velocidad, pero ve preparado para pedalear hacia arriba al menos unos 45 minutos hasta las quesadillas de la “Y” donde está la opción de Don Alfred quien en su camioneta por $80 hace la función de “lift” hasta las pistas de arriba (El Muro, Pablo Honey, Alta Tensión, Hiper Muro, Peña flow, etc…) en fin hay para escoger de acuerdo al grado técnico al que te quieras enfrentar.

 

Altimetría hasta el mirador de las Antenas del Cerro de San Miguel. 3,715 msnm (15 km desde la venta 3 hrs. 10 min a un paso con algo de exigencia si eres principiante)

Sin duda la Altura del Cerro de San Miguel nos regala  paisajes increíbles para disfrutar antes de soltar el freno. No olvides guardar pierna para el descenso, todo lo que sube tiene que bajar. Las pistas son de calidad premium, encontraras pistas llenas de “Flow”, pistas técnicas de piedras y raíces que probaran tus habilidades en la bici o pistas mixtas con zonas de Flow y zonas técnicas. El grado de las pistas esta determinado por el color, verde = muy fácil, azul = fácil, negro = Intermedio y rojo = muy difícil.

 

Mapa del trails del Desierto de los Leones. (https://www.trailforks.com/region/desierto-de-los-leones-1454736927/?activitytype=1&z=12.9&lat=19.29071&lon=-99.30915)

Ir al Desierto de los Leones es relativamente barato estando en la Ciudad de México, pero considera llevar unos $250 para pagar estacionamiento ($20), si no quieres pedalear hasta arriba Lift ($80), unas de quesadillas al bajar con jugo o cheve ($100) y lavada de bici ($50). Si no tienes bici en la Pluma puedes retar una bici rígida de buena calidad en $500 por 4 horas y el casco por $100, de igual manera puedes contratar a un guía que te dará muy buenos tips por $500 para una rodada de 2 horas.

Te recomiendo antes de empezar pensar que ruta quieres tomar y preparar tus snacks acorde a tu plan esto puede ser un par de barritas, carne seca, galletas o crema de cacahuate, al menos 2 litros de agua por persona si pretendes bajar por distintas pistas y necesites subir más de una vez, aunque siempre está la opción de reabastecer en las quesadillas de la “Y” donde además de tener quesadillas hay plátanos, agua, Gatorade y hasta cheve. Recuerda siempre regresar lo que trajiste y dejar la montaña mejor de como la encontraste.

 

Foto desde el mirador de las Antenas, al fondo el Popo y el Izta en un día de verano.

Sin duda el Desierto de los leones es uno de los sitios de 5 estrellas para ir a practica bici de montaña en cualquiera de las modalidades y cuenta con rutas y pistas para todos los niveles desde muy principiante hasta avanzado experto. No olvides siempre usar el equipo de protección básico guantes y casco al menos. Yo prefiero siempre llevar rodilleras, coderas, casco “full face”, “goggles” o lentes de micas de plástico y guantes, es mejor llevar el equipo de protección bien puesto y no usarlo.

El Desierto de los Leones no requiere estar en perfecta condición y cuenta con todas las facilidades, sin embargo, dependiendo de las pistas que quieras recorrer es que estará a prueba tu condición física pero como en mi caso el Desierto de los Leones es la ubicación perfecta para entrenar y prepararte para tus proyectos de bici, de montaña o mantener tu condición por la altimetría que tiene y la cercanía a la CDMX.

Durante el fin de semana podrás encontrar a lo largo del recorrido a papás y mamás con sus hijos haciendo sus primeras rodadas, incluso “ebikes” remolcando a los más pequeños, caminando o trotando.

 

El Desierto de los Leones es un lugar donde niños y grandes encuentran una gran variedad de pistas y niveles.

No existe duda que el Desierto de los Leones es un gran lugar para pasar un fin de semana muy divertido de bici, sin salir de la ciudad de México, hacer un entrenamiento entre semana e incluso para pasar una mañana entera probando pistas nuevas y mejorando la técnica en la bici. Un lugar altamente recomendado que tiene una gran inversión de tiempo y dinero en nuevas pistas y mantenimiento.

Dificulatad de la ruta
Fácil a Díficil

Fernando Ortega

Aficionado a los deportes de montaña, cuando me mude de Monterrey a Ciudad de México pretendía entrenar en temporada de lluvias para hacer montañismo haciendo MTB. Encontré una pasión y un estilo de vida en la bici. 


Comparte
Share:

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *